The premier destination for premium products

Maquillaje para un día de boda.

wedding-2207211_1920

Una boda es un evento muy especial, emocional y único. En un día así queremos lucir una buena imagen, perfecta e impecable para destacar entre todas las invitadas. Además, escoger el vestido ideal y llevar un buen peinado también es importante a la hora de asistir a un evento de este nivel.

Debes prestar mucha atención al maquillaje para poder completar tu look. Las bodas que se celebran durante la mañana son el momento de ponernos elegantes y con un look que destaque nuestra belleza natural. Por las noches podemos ser un poco más “rompedoras” y deslumbrar con un maquillaje único, el cual será el centro de todas las miradas. Así que, nuestra intención hoy es descubrir cómo prepararnos para el día de una boda y estar radiantes.

PRIMER PASO PARA UNA BODA DE DIURNO.

Las bodas que se realizan por las mañanas suelen ser más calurosas, sobre todo si es época primaveral o veraniega. Sudamos y nuestro rostro se llena de brillos innecesarios que estropean nuestro look. Por eso, la piel ha de estar muy limpia e hidratada para que esto no ocurra. Y maquillada, por supuesto, con los cosméticos adecuados a la situación. Si por alguna razón notas que tu piel se siente fatigada o apagada, antes de maquillarte, échale una ampolla con efecto lifting para combatir esos signos de cansancio. Y emplea un corrector iluminador para corregir imperfecciones, atenuar rojeces, manchas…

SEGUNDO PASO.

Una vez hayas realizado lo anterior, aplica una base resistente y con buena cobertura para que no tengas que estar maquillándote cada veinte minutos. Hay bases que son de duración 24h que te vendrían ideales para estas ocasiones, para que puedas despreocuparte de ello y disfrutar tranquilamente del día.

Puedes añadir unos polvos compactos por la zona T del rostro. Y si tu piel es blanquita, puedes usar polvos bronceadores pero con cuidado para no crear antiestéticos cortes entre el cuello y el escote.

TERCER PASO. LOS COLORES.

¡Ha llegado la hora de tus ojos! Es hora de darles un poco de vida. Nuestro consejo es que te decidas por sombras en tonos claritos, de una gama de colores como puede ser el beige, los marrones, los celestes, los rosas o incluso un rojo muy suave. Elige una sombra más clara para aportar luminosidad y aplícala justo debajo de la ceja y en la zona del lagrimal. Después puedes aplicar otra más oscura en otro extremo del párpado para crear un contraste precioso. Apuesta por un maquillaje más natural en vez de arriesgarte a usar un cut crease o unos smokey eyes. Lo natural es lo ideal para estos eventos.

CUARTO PASO.

Si quieres, puedes incluir un delineador de ojos en la parte superior del ojo, trazando una línea muy fina marcar enmarcar tu mirada de una forma natural. Una manera muy simple es maquillar la línea interna del párpado con un lápiz de ojos del color del maquillaje o en un azul verdoso si tienes unos ojos claros. Para finalizar, usa una capa de rímel en las pestañas superiores para darles volumen. Puedes emplear un waterproof, por si echas alguna que otra lagrimilla de emoción durante la boda, para que no se te vaya.

QUINTO PASO. LOS LABIOS.

Tienes que darle color a esos labios carnosos y tan apetecibles tuyos. Apuesta por todos “nude” o algo más oscuros. Según el color que hayas empleado para tus ojos. (A veces queda bien echar un buen rojo para resaltar nuestros labios). Aplica también un lip gloss transparentes que tus labios se vean más luminosos y vistosos.  Toda clave se resume en tener un look natural y elegante.

Finalmente, no puedes olvidarte de darle un toque ligero de color a tus mejillas. Usa un colorete y aplícalo desde los pómulos hasta la sien. La mejor opción es elegir un blush que se adapte bien a tu color natural de piel y que te sirva para acentuar y resaltar los pómulos.

Con estos pequeños trucos deberías conseguir un look muy especial, único, sencillo pero llamativo y favorecedor. Te convertirás en una de las invitadas más preciosas de la ceremonia.

Pero, ¿Y si es de noche? ¿Qué hago?

Dejando fijos los pasos de la base de maquillaje y los polvos, pasemos a los ojos.

Uno de los mejores look para las bodas nocturnas son los smokey eyes u ojos ahumados. Este tipo de maquillaje hace que tus ojos sean todo el centro de atención de las miradas de los invitados.

Una vez hecho esto, tienes que delinear los ojos. Es un paso muy simple que puede hacer que todo tu maquillaje resalte aun más. Habrás mejorado el resultado final y garantizando una apariencia preciosa. El delineador ayuda a enmarcar la mirada y obtener un maquillaje más profesional.

Después, aplica una máscara de pestañas de forma muy cuidada. Te ayudará a lucir unos ojos impactantes y atractivos, transformándolos en un imprescindible en las bodas de noche.

Por supuesto, ni se te ocurra olvidarte de los labios. Lo más sensual del rostro femenino siempre debe estar resaltado. Hay una clave fundamental basada en el equilibrio que no puedes olvidar: si has recargado mucho tus ojos, con un smokey eye por ejemplo, no hagas lo mismo con tu boda, opta mejor por brillos o tonos claros para darle protagonismo a la mirada. O sino lucirás demasiado recargada. Si de lo contrario, has usado un maquillaje de ojos más discreto, apuesta por resaltar tus labios con un buen rojo o con otro color intenso. Todo dependerá de tu ropa. La idea es crear una armonía entre el atuendo y el maquillaje que llevarás esa noche.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Resolver : *
12 + 21 =