Jabones naturales

El jabón es ese producto estrella que todos tenemos en nuestros baños. Da igual el formato: sólido, en crema o incluso líquido. Es un esencial para mantener nuestra piel limpia y cuidada. Es por esta razón por la que tenemos que conocer los distintos jabones naturales que existen. Los jabones existen para cada tipo de piel diferente. Por ello, tenemos que saber en qué consisten y cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades.

Tenemos que tener en cuenta que todos los jabones pueden tener en su composición algún que otro producto que puede causar molestias e irritaciones.

¿Cuál es la función principal de los jabones naturales?

jabones naturales

Se trata de mantener limpia la piel, eliminando células muertas y algunos agentes externos que se adhieran a ella.

¿Qué tipos de jabones naturales existen en el mundo?

Como te hemos dicho, los jabones se adaptan a las necesidades de la piel. Por ello, hay muchas variedades para escoger el que mejor vaya con nosotros.

Los tipos de jabones naturales que existen son:

  • Jabones humectantes. Estos suelen tener aceites vegetales, otros contienen cremas humectantes dentro de la composición. Grasas enriquecidas con aceite de oliva, avellana y otros.

 

  • Terapéuticos. Son recetados, normalmente, por médicos. Algunos lo recomiendan mucho por la psoriasis. Otros los usan para la micosis cutánea y para la limpieza en profundidad del cutis.

 

  • Jabones dermatológicos. Estos tienen agentes de limpieza sintéticos muy suaves, a los que se le añaden vegetales que colaboran a cerrar poros.

 

  • Jabones de glicerina. La glicerina es un componente de los lípidos, el cual suelen confundirlo con grasa. La glicerina se encuentra en aceites vegetales como en grasas, y siempre preparada para formar una molécula de triglicérido. Se emplea mucho debido a sus grandes beneficios para todo tipo de pieles.

 

  • Comunes. Aquellos sólidos y espumosos, hechos por un sebo grasoso y sodio. Están pensados para todo tipo de pieles y, en algunos casos, pueden emplearse para lavar el cabello.

 

  • Suaves. Tienen una composición aguas termales. Recomendado para pieles sensibles.

 

  • Naturales aromáticos. Aquellos a los que se les añaden esencias frutales o florales. Dependiendo de la esencia que tengan podrían tener un efecto relajante.

 

  • Líquidos. Se presentan como una loción de limpieza. Tienen un poder que varia, teniendo algunos más efecto que otros.

 

Otros tipos de jabones naturales

Jabones de grasa animal.

La mayoría de los jabones se crean a raíz de grasas animales. Duran más y su precio es bastante accesible. Sin embargo, tienen un inconveniente, y es que pueden secar la piel y, en ocasiones, producir irritaciones y molestias.

Cierto es que existen distintos tipos de pieles y que en algunas reseca más y en otras menos. Para cada una de las pieles hay un jabón recomendado. En el caso de un jabón neutro, se minimiza la sobre-exposición a dichos efectos.

Jabones con PH neutro.

Para que la piel no sufra irritación, molestias, etc… lo importante es que el jabón no sea demasiado alcalino, desengrasante o aromatizado. Esos jabones podrían ser nocivos para las personas con alergias. La ventaja que brindan los jabones naturales neutros es que tienen un PH similar al de la piel.

De todas maneras, se han diversificado los estilos de jabones naturales, según características propias de cada piel y las necesidades que requiere. No obstante, sus diferentes tamaños o estilos no implican que unos sean más higiénicos que otros. El jabón se hace a base de componentes como el potasio y el sodio que permiten estimular su efecto.

Concluyamos con una pregunta

¿Por qué escoger los jabones naturales?

Los jabones naturales se elaboran de tal forma que mantienen toda su glicerina. Esta, muy beneficiosa para la piel sensible y seca, se emplea en tratamientos contra los eccemas, disminuyendo la picazón de la piel y ayudando a tratar enfermedades cutáneas.

Envio gratuito a partir de compras superiores a 40,-€ en todo el territorio nacional Descartar