La cosmética natural y la crema biológica

La cosmética natural ha respondido siempre a la misión de desintoxicar el mundo de la belleza del uso de los productos totalmente naturales. Así, como los alimentos, la dermis absorbe los componentes de los productos utilizados a diario.

Gran parte de la población desconoce los peligros que presenta la cosmética industrial, por ser una de las principales fuentes de exposición a centenares de sustancias químicas, tóxicas para el organismo de las personas. Muchos estudios relacionan estas sustancias con enfermedades autoinmunes, alergias e, incluso, cáncer.

Cuando hablamos de cosmética, no solo nos referimos a las cremas naturales, hidratantes y nutritivas, sino a todos los productos de higiene que usamos todos los días nosotros, nuestra familia, nuestros hijos. Por ello, a veces tenemos que pensarnos dos veces si comprar un cosmético a menor precio pero más perjudicial para nuestra salud, que gastarnos un poquito más en mantenernos saludables.

La cosmética natural no se refiere a mascarillas caseras hechas con huevo y yogurt, aunque sea muy buena para nutrir la piel. Valoramos la comodidad de un uso no comparable con productos industriales a los que estamos acostumbrados.

Por eso hoy queremos hablarte de unos de los productos más importantes que deberíamos tener en nuestras casas: las cremas naturales.

No obstante, quizás podamos tener dificultades para diferenciar entre una crema natural de una biológica, ¿no?

¿Qué es una crema biológica?

La crema biológica es aquella en la que solamente se usan ingredientes biológicos en su elaboración. Además de preocuparse por el impacto de los productos químicos sobre la piel, las empresas que dedican su tiempo a la creación de esta crema biológica, también lo hacen preocupándose por el medio ambiente y el respeto al animal.

cosmética natural

Un cosmético natural extrae los principios activos de los productos de fuentes naturales, como crustáceos marinos, por ejemplo.

Por carecer de agentes agresivos, las cremas biológicas se degradan con el contacto con el aire. Es importante adquirir productos biológicos con un envasado que sea capaz de proteger la entrada de aire en el producto.

¿Qué ventajas tienen las cremas biológicas sobre las naturales?

Incluir en nuestra rutina diaria una crema biológica ayudará a proteger todo el cuerpo. Protegerá la piel de los radicales libres, prevenir intolerancias a productos químicos, etc.

Estas cremas están pensadas para personas sometidas a procedimientos médicos agresivos (como los  tratamientos del cáncer). Esto es gracias a que son productos que tienen únicamente productos naturales.

Los bebés también son unos de los mejores candidatos a este tipo de cremas, pues su piel es muy frágil y sensible.

Y, ¿qué me dices de las cremas naturales?

La cosmética biológica tiene a su competidora, conocida como la cosmética natural, de donde salen las cremas naturales.

¿Qué las diferencia de las biológicas?

Una crema natural intenta todo lo que le es posible para asemejarse al manto lípido de nuestra piel. Y aqui tenemos una virtud esencial del producto natural, la búsqueda de sustancias que tengan mayor afinidad posible con la composición bioquímica de la piel.

¿Qué ventajas presentan?

La cosmética natural es un mundo. Sus cremas naturales están preparadas para ser 100% beneficiosas para nuestra piel, dejándola perfecta y sana.

Al igual que la cosmética biológica, esta contiene algunas ventajas para nuestra vida:

  • Las cremas naturales no contienen sintéticos, conservantes ni perfumes
  • No emplea componentes químicos que deriven del petróleo.
  • Tienen un tacto más suave y menos agresivo.
  • No tienen efectos secundarios y tampoco producen alergias, por lo que cualquier persona puede usarlas.
  • Son capaces de regenerar, cuidar y proteger la piel al mismo tiempo.

 

Conclusión.

Si resultas ser de esas personas que aun no han probado la cosmética natural, creo que es el momento perfecto para empezar una nueva rutina. Notarás el cambio en muy poco tiempo.